¿Qué es un lapsus línguae?

¿Qué es un lapsus línguae?

¿Qué es un lapsus línguae?
Un lapsus línguae —voz adaptada a la grafía española, según indica el DPD— es un «error de la lengua», en sentido literal. Esta locución latina, que da nombre a un fallo en el acto del habla, ha sido objeto de investigaciones lingüísticas y psicológicas. Claro ejemplo de ello es el estudio que Sigmund Freud lleva a cabo en su obra Psicopatología de la vida cotidiana, donde argumenta que los lapsus línguae son manifestaciones del inconsciente que dejan ver nuestros deseos y tendencias. A este tipo de errores también se los conoce como espunerismos, en honor al pastor anglicano de la Universidad de Oxford William A. Spooner. Según cuenta el lingüista Yule (1998: 165), el reverendo era propenso a cometer este tipo de errores, que ejemplifica de la siguiente manera: «Se dirigió a un grupo de campesinos como noble tons of soil (“nobles montones de tierra”) en lugar de noble sons of toil (“nobles hijos del trabajo”), o como cuando describió a Dios como a shoving leopard to his flock (“un leopardo que arrea a su rebaño”), en lugar de decir a loving shepherd to his flock (“un amante pastor de su rebaño”)».
No es lo mismo sacar un país adelante que saquear un país adelante. Los lapsus, además, se pueden clasificar de varias maneras. De acuerdo con lo expuesto por David W. Carroll (2006: 208), podemos hablar diferentes tipos de lapsus línguae:
  • De desplazamiento: Esta tarde viene tus en lugar de Esta tarde vienes tú.
  • De intercambio: Con samor a jabón, en lugar de con sabor a jamón.
  • De anticipación: No, si eso se venía venir en lugar de No, si eso se veía venir.
  • De aseveración: Se me ha olvidado coger el colso, en vez de Se me ha olvidado coger el bolso.
  • De adición: ¡Qué vergüenzía! por ¡Qué vergüenza!.
  • De omisión: Parecen tiriteros en lugar de Parecen titiriteros.
  • De sustitución: Cuando salió del micrófono empezó a llorar —cuando salió del quirófano—.
  • De fusión: Me encanta el zumo de manzándanos, por Me encanta el zumo de arándanos.
No obstante, los lapsus linguae no son los únicos tipos de errores que cometemos al hacer uso del lenguaje. Por ello, podemos hablar de hasta cinco categorías más de lapsus. El lapsus cálami ‘fallo de la pluma o cálamo’ alude al error involuntario que realizamos a la hora de escribir. También hay lugar para los fallos relacionados con los errores a la hora de teclear, como el lapsus clavis, fallos del ordenador o máquina de escribir —lapsus machinae—, o cuando escribimos una falta de ortografía —lapsus digiti ‘resbalón del dedo’—. Espero no tener un lapsus memoriae para no olvidarme de ningún tipo de laspus. Perdón. Lapsus.